Red fluvial de Navarra

Javier Colomo Ugarte
Comentario
El sistema fluvial de Navarra viene determinado por las características morfológicas de su geografía y por su diversidad climática.
Los rasgos morfológicos devienen del plegamiento alpino que ha dado lugar a dos vertientes fluviales la orientada al mar Cantábrico y la orientada hacia la depresión de Ebro y el Mediterráneo, separadas ambas, por la divisoria de la cordillera pirenaica y el inicio de la cordillera cantábrica en el arco pirineo cantábrico en la sierra de Aralar.
El plegamiento alpino que elevó el macizo pirenaico dándole una dirección principal Oeste-Este se conforma con sierras menores adosadas en sentido longitudinal basculadas, por una parte, hacia la depresión del Ebro y, por otra, hacia el Cantábrico. Esta inclinación del terreno del Norte hacia el Sur en la vertiente mediterránea, y del Sur hacia el norte en la vertiente Cantábrica, ha hecho que el flujo de las aguas hayan tenido que romper las sierras prepirenaicas longitudinales al macizo principal, abriendo foces en las mismas para poder alcanzar en la vertiente mediterránea el río Ebro, y en la vertiente cantábrica el mar Cantábrico
La red fluvial de Navarra se conforma,  pues, en forma de enrejado, donde los barrancos entre sierras, con dirección principal Oeste-Este con componente Noreste o Suroeste según los casos,  fluyen hacia los cauces de los ríos principales en dirección Norte-Sur de la vertiente mediterránea y en dirección Sur-Norte de la cantábrica.
Esquema geomorfológico de la red fluvial de Navarra
clip_image001

Mapa de vertientes Fluviales de Navarra según esquema geomorfológico
clip_image002

Mapa del Sistema fluvial de Navarra
clip_image003
Climáticamente las sierras pirenaicas y del arco cantábrico, por su proximidad al océano, reciben abundantes lluvias, dando lugar a multitud de regatas que proporcionan un gran aporte hídrico a los cauces principales, destacando de los ríos con origen en Navarra, en la vertiente cantábrica el Bidasoa y el Urumea, y en la vertiente mediterránea el Iratí y Arga que se unen al Aragón, canalizando a través de éste hacia el Ebro gran parte de las aguas de esa vertiente.

Javier Colomo Ugarte
©